Marcha atras a la SOPA, cara de poker a Rajoy

Ya es oficial, la administración Obama recula ante la presión de millones de sus ciudadanos respaldados por una gran parte de las empresas de Internet. Con la amenza de “apagar” los principales buscadores como Google y Yahoo, el presidente americano tuvo que dar marcha atrás y reconocer que SOPA no es la mejor forma de proteger los derechos intelectuales y de luchar contra la piratería. Sea como fuere, la argumentación de su reuncia a respaldar este liberticidio se ajusta algo más a los fundamentos sobre los cuales se constituyeron los Estados Unidos, fundamentos que se vieron atropellados por las distintas administraciones demócratas y republicanos de la última década.


Celebremos pues que el presidente americano vuelva, aunque sólo por ahora y sólo en este aspecto, a la sensatez y al respeto de las libertades civiles. Y es que no es para menos, según podemos leer en  el blog de la Casa Blanca, en la declaración publicada por su Responsable de Estrategia Digital, Macon Philips. La administración Obama argumenta su marcha atrás recomendando y animando a todas las partes implicadas en este conflicto: industria del cine, distribuidoras… por un lado y los ciudadanos usuarios, empresas de Internet e innovación tecnológica por otro, que “adopten medidas voluntarias y mejores prácticas consensuadas por todos para reducir la piratería online”.


Y mientras la libertad individual todavía tiene una gran oportunidad de prevalecer al otro lado del océano con defensores dentro y fuera de las actuales estructuras del estado, en España, esa libertad es cercenada con cada día que pasa de la mano de la misma casta política colectivista y cegada por su afan de controlar al ciudadano como si se tratara de alguien irresponsable, incapaz de cuidarse a sí mismo. En Estado Unidos Joseph Bidden el mentor de la ley de la vergüenza y del liberticidio, la Ley Sinde inspirada en el su proyecto de ley, SOPA, quedó desautorizado por su propio colega de partido y presidente de la nación, Barak Obama. Y en España, el nuevo presidente del ejecutivo español, Mariano Rajoy y miembro del partido supuestamente opositor al de la ministra Sinde, PSOE -opositor de cara a la galería, se entiende- asumió el pasado diciembre la antorcha liberticida del ejecutivo socialista, refrendando el triste legado inquisitivo que pretende convertirse la recien aprobada Ley Sinde. La cara de poker del recién estrenado ejecutivo conservador de Rajoy quedará en la antología de la política de este país para mucho tiempo. Un pequeño premio de consolación para usuarios y empresas de Internet que seguramente hará reflexionar a más de uno sobre la penosa y servil clase de políticos que ocupan las butacas “nobles” de nuestro Congreso.

Cabe por tanto animar a los usuarios a buscar alternativas reales y novedosas que, de verdad, ofrezcan a ciudadanos y empresarios de Internet respuestas claras, sensatas y sobre todo rompedoras con la actual inercia del modelo de sociedad totalitario que unos pretenden imponer a todos en base a supuestos intereses colectivos, modelo siempre abocado al fracaso puesto que se fundamenta en imposición, no en conciliar y aunar voluntadas de los distintos integrantes de la sociedad.


En España el ciudadano debe desaprender a llorarle al político de turno pidiendo más intervención y más regulación, y volver a aprender a ser el mismo, a defender su propio interés e interactuar con otros en base al respeto mutuo y a la responsabilidad de sus actos. Y la razón de peso es que: ni ese ciudadano, ni el político tienen todas las respuestas y conocen todos los elementos para resolver los problemas o conflictos que surgen en una sociedad. Y el que crea eso o es un iluso o demuestra la fatal arrogancia de pensar que puede controlarlo todo mediante una consola ministerial.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Protected by WP Anti Spam