La casta política española blinda su poder ante las Generales de 2012

Ayer llegó a mis oídos una información muy inquietante a la que no dí crédito hasta no investigar y ver que, efectivamente, era totalemente cierta. Resulta que nuestros “ilustros” políticos viendo la que se les viene encima con la crisis, tardaron poco en reformar la ley electoral mediante la Ley Orgánica 2/2011 que levanta aun más barreras a cualquier nueva opción política que pueda surgir de la sociedad civil.

Según se expresa en el propio artículo reformado, ahora artículo 169, apartado 3 cito: «Para presentar candidaturas, las agrupaciones de electores necesitarán, al menos, la firma del 1 % de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción. Los partidos, federaciones o coaliciones que no hubieran obtenido representación en ninguna de las Cámaras en la anterior convocatoria de elecciones necesitarán la firma, al menos, del 0,1 % de los electores inscritos en el censo electoral de la circunscripción por la que pretendan su elección. Ningún elector podrá prestar su firma a más de una candidatura.»

La casta política española blinda su poder con la reforma de la ley electoral

Así pues, los muros alrededor de la “Casa de los ciudadanos” el Congreso de los Diputados y el Senado siguen creciendo como habéis podido daros cuenta.  Y lo que es más grave, es que ningún medio de comunicación se haya hecho eco de este gravísimo atropello a la libertad de los ciudadanos de presentar opciones políticas alternativas a las ya existentes. Pero por otro lado, ya hemos visto que en el estado del bienestar, estos medios están más que nunca al servicio de la casta política y menos al servicio de sus lectores, los ciudadanos. Es lógico, se alimentan del estado y deben doblegarse ante él y ante quienes lo gestionan que ostentan el poder de cerrar el grifo de las subvenciones encubiertas llamadas publicidad institucional.

De hecho no es de extrañar que se les haya ocurrido este nuevo artificio “legal” liberticida, son expertos en crear y reformar leyes que cada vez cuesta más intrepretar y sobre todo comprender su aplicación y efectos en nuestras vidas. Tanto es así, que si nos fijamos en la fecha de publicación de la reforma, es un tanto curioso que la hayan publicado un sábado, el fatídico sábado 29 de enero de 2011 de aquí en adelante. Además no hay que olvidar el hecho de que nadie o casi nadie lee el BOE (Boletín Oficial del Estado) por lo engorroso del propio lenguaje usado, por la mal que está hecho el medio digital cuyo buscador interno está hecho con los pies, lógico desde la mentalidad estatal y sobre todo pensado, creo yo, adrede para que el ciudadano finalmente vencido desista en intentar enterarse de las decisiones de sus señorías… electas, decisiones que inevitablemente costeará con sus impuestos y tragará hasta que reviente.

Ahora más que nunca si decidimos unir nuestros esfuerzos por derrogar esta vergonzosa ley electoral debemos ser conscientes que tiene que venir en el mismo paquete con la exigencia de la reducción del poder del estado sobre nuestras vidas. Mientras el estado tenga tanto poder sobre nosotros, la reforma de la ley seguirá siendo una mera formalidad, que sí, le otorgaría la decisión mediante referéndum a los ciudadanos. Pero es más importante el qué frente al cómo votar. Y NUNCA, repito NUNCA, los referéndums deberán aplicarse para todas aquellas decisiones que afecten el ámbito privado de cada ciudadano. La sociedad, organizada en estados o en otras nuevas formas organizativas que se nos ocurran de aquí en adelante, está compuesta por individuos, por personas de carne y hueso, por ciudadanos, no por pueblos, por intereses generales, interés común, nación. Y como la menor de las minorías a ese individuo debemos protegerle del atropello de sus derechos individuales. Y cómo hasta ahora nadie parecía fijarse en la pieza clave que mueve realmente el engranaje de nuestra sociedad, EL INDIVIDUO, hemos tenido que armarnos de valor y poner en marcha unos cuantos el primero proyecto político que nace con vocación no de vivir del estado y por tanto del esfuerzo de los ciudadanos que lo conforman él, sino todo lo contrario. Hemos creado P-Lib (Partido de la Libertad Individual) para devolverte a tí, ciudadano el poder sobre tu vida que durante tantos años de colectivismo te ha sido arebatado de forma vil y silenciosa por la casta gobernante. Hemos creado el P-Lib para defenderte de la burocratización, de la corrupción, de la injusticia de un sistema electoral que te quita el dinero para dárselo a políticos que tú no apoyas mediante artificios legales como la financiación de partidos políticos. Hemos creado P-Lib para denunciar lo que nadie se atreve de la derecha a izquierda. Hemos creado P-Lib para una #LibertadRealYa.

Share
Roxana

Antes no había ningún porcentaje. Sólo se necesitaban 50 avales (firmas) de cargos públicos que todos los partidos minoritarios conseguían fácilmente y sin incurrir en altos costes.

Rafa

Perdona, pero eso de que los partidos políticos legalmete constituidos tengan que conseguir el 0.1% de las firmas de los electores no estaba antes. Con esta ley lo que se busca, y se consigue, es que el derecho constitucional de los ciudadanos a ser elegidos y elegir se quede en nada. Solo podrán ejercer estos derechos si estan en uno d elos garnades partidos. Esta es la democracia de nuestros políticos.

@efezetaseis

Hay que ser mas riguroso y no contar medias verdades, el texto reforma la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, y en ella ya aparecía la parte principal del artículo 169, apartado 3. De hecho ahora se ha ampliado beneficiando a los partidos pequeños como P-Lib.

Roxana

Efectivamente como bien apunta Rafa, la reforma del punto en discordia obliga a que 0.1 % de los electores de una circumscripción releven de antemano y por escrito en acto público su opción política. Estos es una barbaridad y una clara vilación del secreto de voto puesto que además exige claramente que esa persona dé apoyo por escrito a una única opción política. En qué beneficia ésto a los partidos minoritarios, en nada, de hecho les perjudica porque no tienen primera ni la capacidad ni el músculo financiero como para lanzarse a la calle en todas las circumscripciones para pedir a los ciudadanos que firmen por ellos. Una medida así sólo beneficia a los partidos que tengan claramente vocación de masa, que tengas detrás apoyos tipo sindicatos, CEO, gremiales, religisosos que sean los captadores de esas firmas porque ya cuentan con colectivos grandes de gente, o sea aún más colectivismo y menos libertad de elección. No son medias verdades, allí está el texto, la fuente y todo el mundo puede leerlo bien grande. Ah, y no olvidemos luego la arbitrariedad total a la hora de aplicar la ley que allí está la segunda trampa que nuestro queridos políticos nos preparan. Ya veremos con qué nos sale la Junta Electoral Central, pero desde luego nada bueno para la libertad del voto, juzgando por acontecimientos anteriores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Protected by WP Anti Spam